MANOS Y LABIOS BIEN HIDRATADOS DE CARA AL FRIO

La llegada del frío como bien es sabido trae consigo determinadas enfermedades muy conocidas como resfriados o gripes, pero también otros riesgos para la salud menos citados pero no por ello menos importantes. Es por ello que la gran mayoría de las entradas venideras del blog hablen sobre temas de salud relacionados con estas épocas del año.

En invierno, la exposición a las bajas temperaturas y  los ambientes secos creados por las calefacciones, contribuyen a una mayor deshidratación de la piel, y las zonas más castigadas suelen ser manos y labios.

Una falta de hidratación en las manos puede producir en ellas aspereza, descamación, grietas, enrojecimiento, inflamación, picores e irritación. Para prevenir estas molestias es importante recordar que, al igual que nos abrigamos el resto del cuerpo, también hay que proteger las manos del frío exterior con unos buenos guantes, y además hay que ser constantes con la aplicación de cremas hidratantes (diariamente y más después de haberse lavado las manos).

Las cremas con sustancias regenerantes, como la alantoína o la manteca de Karité; y/o aquellas con alto poder de hidratación, como la urea, la rosa mosqueta, el aloe vera, el aceite de Argán… son las más adecuadas para combatir los signos de la sequedad.

La gama Neutrogena® para el cuidado de las manos, además de la Crema de Manos Concentrada original y la Crema para Manos Agrietadas que proporcionan una intensa hidratación, incluye otros productos que proporcionan otras propiedades, como la crema Antiedad, que contiene soja activa y SPF 25 para ayudar a combatir las manchas del envejecimiento y los perjuicios del sol, la crema de  Elasticidad Intensa que ayuda a recuperar la elasticidad de la piel, la la Crema de Rápida Absorción, para personas que prefieren una textura ultra ligera, o la Crema de manos y uñas, que aporta una hidratación en las manos, pero además fortalece las uñas.

familia-manos_2

En el caso de los labios, su fina y delicada piel desprovista además de glándulas sebáceas, los hacen vulnerables a la deshidratación por baja producción sebácea, por la acción de algunos medicamentos o por el frío, y esta deshidratación conduce a la aparición de grietas, sangrado y dolor.

Una de las cosas que no debemos hacer cuando notemos los labios resecos es humedecerlos con saliva. Este gesto tan común, en lugar de hidratar los labios, hará que éstos se agrieten aún más, pues la saliva ayuda a la disipación de los componentes hidratantes contenidos en los labios. Tampoco es conveniente utilizar lápiz de labios porque provocan el efecto contrario y los reseca. Por lo tanto, lo más adecuado es aplicar frecuentemente bálsamos o cacaos reparadores, que pueden servir como base de las barras de labios. Y si además contienen protección solar (FPS de 15 o más) tus labios, aparte de bien hidratados, quedarán protegidos de los rayos nocivos del sol (presentes tanto en verano como en invierno) y lucirán sanos y bonitos.

En este sentido, Neutrogena®, además de preocuparse del cuidado de nuestras manos, también lo hace por nuestros labios, ofreciendo dos líneas: una de protección y otra de reparación. La línea de protección está compuesta por dos sticks en dos versiones, SPF 5 y SPF 20 compuestos por Cinamato (que es el responsable de la protección solar, Bisabolol, Parafina, Aceite de Ricino y Cera de abeja . A su vez, la de reparación, presenta también dos bálsamos muy nutritivos e hidratantes, dependiendo del grado de sequedad y de daño que presenten los labios: el bálsamo Reparación Inmediata con Cera de abeja y el Bálsamo Reparación Intensa enriquecido con glicerina para labios extremadamente secos y agrietados.

familia-labios